Correr para perder peso puede ser un error

Correr para perder peso puede ser un error


Vaya por Dios, otra vez rompiendo mitos. Parece que el autor se está empeñando a echar por tierra toda norma aprendida por la sociedad para mantener el peso a raya.

España es un país muy dado a la ironía. Quién no ha escuchado el chiste que narra la conversación del marido con el médico, preocupado por el sobrepeso de su esposa:

– Dr. tengo un problema, mi mujer tiene sobrepeso. ¿qué le recomienda?

– Que corra unos 20 Km cada día. En 10 días la tendrá a 200 Km

Pues sí, posiblemente esté a 200Km después de ese tiempo pero posiblemente poco haya cambiado su composición corporal. Ojo! sí habra mejorado la salud cardiovascular.

 

Gracias a que cada vez son más los centros deportivos a los que podemos tener acceso en nuestras ciudades, tenemos la oportunidad de elegir enter un sinfín de actividades dirigidas por profesionales para mejorar nuestra vida deportiva. No obstante observo que es difícil al usuario elegir bien. Posiblemente debido a la falta de educación física.

Es muy común el paciente que plantea una rituna de entrenamiento basada en spining, elíptica, cinta y salir a andar o correr de vez en cuanto para terminar la semana.

Lo más probable es que no se esté adecuando el ejercicio físico al objetivo que se persigue, que suele ser pérdida de peso. En el caso de la musculación todo el mundo parece tenerlo bien claro. Para muscular hay que levantar pesas. Pero, en el mundo del llamado cardio… ay amigo, ese es otro cantar.

El cardio, como su nombre indica, entrena el corazón. Si ese es tu objetivo, mejorar la resistencia cardiopulmonar, aumentar la resistencia de la fatiga en carrera, etc. perfecto. Si el objetivo es pérdida de peso, creo que vamos a impactar en su anterior creencia de come menos y muévete (anda) más (lee aqui)

Definido el objetivo, perder peso, vamos a proponer dos herramientas:

1.- Muscula:

se que las máquinas no son santo de su devoción, pero, si aumentas la masa muscular y cuidas tu nutrición proteica, incrementas la cantidad de materia muscular de tu organismo y, el músculo es un tejido que, aún en reposo, es muy activo. El calor que un cuerpo musculado genera es mayor que el de un cuerpo graso. Muscular activa tu metabolismo y es un seguro de vida para el éxito en el mantenimiento.

Tonifica al menos dos días en semana todos los músculos de tu cuerpo con un entrenamiento en máquinas o peso libre siguiendo las instrucciones de tu entrenador o personal de sala.

2.- Anda o corre, sí, pero para quemar grasa.

Para ello hay que entender como funciona la sala de máquinas de nuestro cuerpo. El llamado metabolismo energético. Para entenderlo utilizaré el símil de la moto.

Mientras la moto esta parada en el semáforo, cuesta abajo o se mueve más por la inercia de la marcha que por la propia acción del motor el gasto en combustible es mínimo. En nuestro organismo se utilizan los ácidos grasos libres en la sangre como principal fuente de energía, es decir, la grasa.

Cuando la moto necesita un combustible más explosivo o hace falta más potencia, esto es, en el arranque de la marcha al salir del semáforo, en una empinada cuesta arriba o al acelerar para conseguir más velocidad, si se tratara de nuestro organismo ya la grasa se queda corta como combustible. Necesitamos un combustible más potente, más explosivo. Utilizamos la energía liberada de la glucosa que produce una serie de moléculas energéticas llamadas ATP, etc etc.

De lo que puede deducirse que cuando andamos a paso lento o medianamente rápido estamos quemando esos ácidos grasos libres en sangre y en el momento de correr o iniciar una actividad física más intensa el combustible utilizado es otro. Por tanto, ante la pregunta de ¿qué ejercicio es el indicado para la pérdida de grasa? la respuesta es, aquel que sea más largo en el tiempo y corto en intensidad frente al intenso y corto.

Para los más avanzados, hay unas pulsaciones a partir de las cuales nuestro organismo deja de quemar grasas como combustible, por lo que no es deseable que las superes. Si usas el pulsómetro en tu entrenamiento esto puede interesarte esta pequeña guía quemagrasas

Si quieres incrementar el efecto quemagrasas de tu “paseo” y la propuesta de caminar a paso rápido 2 horas te parece aburrida, prueba a acortar el tiempo y aumenta la intensidad. ¿Cómo? practicando el conocido HIIT (High intensity interval training). Consiste en andar, correr, trotar, etc un tiempo de 20-30 min con una división del tiempo en intervalos de 1 minuto a ritmo medio y 30 seg sprint. Esos picos de intensidad alta generarán lo que llamamos un “efecto térmico residual” o generación de calor tras ejercicio, mayor que un paseo de dos horas.

Espero que panifiquen bien su ejercicio semanal!

Eduardo Agudo Aponte

Nutricionista

Hay 1 comentario

Add yours
  1. 1
    Antonio José Alcalá

    Doy fe de lo escrito aquí por don Eduardo porque lo he probado en y con mis propias… grasas. Sí señor. Muchas gracias por insistir en ocasiones con sus tesis en que al rey se le ven los “países bajos” y, además, contra tantos y tantos “sabios” como hay sobre gordología. Un abrazo.

Hay 1 comentario