La dieta en tratamiento con corticoides

La dieta en tratamiento con corticoides


Los cortioides, esos grandes temidos. Son así llamados a un conjunto de medicamentos utilizados para paliar los efectos inflamatorios y traumáticos de multitud de lesiones y enfermedades.

Los corticoides son analogos de las hormonas que producidas por las glándulas suprarrenales para combatir el estrés relacionado con enfermedades y traumatismos. Suelen estar indicados en:

  • Artritis
  • Asma
  • Enfermedades autoinmunes (lupus y la esclerosis múltiple, etc.)
  • Lesiones de la piel
  • Lesiones de articulaciónes
  • etc. etc.

Como se puede observar, una amplia gama de situaiones patológicas suceptibles de ser tratadas con estos potentes fármacos.

Es por sus efectos secundarios por lo que suelen aceptarse con cierta reticencia y cierto miedo por parte del paciente. Efectivamente tienen una serie de efectos no deseados que les hacen carecer de la aceptación de otros fármacos más utilizados como los llamados AINE´s (Paracetamol, Iboprofeno,etc).

Podemos resumir esos efectos no deseados en:

1.- Incrementan la glucemia en sangre.

2.- Retienen líquidos, hinchan.

3.- Tratamientos de larga duración con corticoides merman la masa muscular.

Destaco estos efectos secundarios al ser estos los más “manejables” desde el punto de vista nutricional.
A la pregunta del paciente que se trata con corticoides relativa a qué dieta seguir, teniendo en cuenta estos puntos anterior mente expuestos, resumiria los puntos básicos de la dieta durante el tratamiento con corticoides en
1.- El azúcar y los hidratos de carbono: elimina todo tipo de azúcares, dulces e intenta evitar el pan, patata, pasta, arroz, sobre todo los refinados. Por supuesto el alcohol. Evitaremos una gran elevación de los niveles de azúcar en sangre que el tratamiento en sí produce.
2.- Los minerales: los corticoides interfieren en el metabolismo de minerales como el calcio, el sodio, el potasio, por tanto pueden producir desmineralización osea además de la conocida “hinchazón de cara y tronco”. Necesitas calcio, porque el corticoide aumenta la eliminación de este mineral en orina.  Por eso es bueno incrementar los alimentos lácteos en la dieta además de pescados ricos en calcio como boquerón, sardinas, etc. Por el efecto “retención de líquidos” durante el tratamiento con corticoides debes llevar una dieta baja en sal. El potasio es otro mineral muy importante. Tu dieta necesita ser alta en potasio, esto es rica en frutas y verduras. Es un mineral importante para la regulación del equilibrio hidrosalino. Evidentemente una buena hidratación es importante.
3.- La proteína. Es recomendable consumir al menos 1g de proteínas por cada Kg de peso y día, dado que el corticoide tiene el efecto de degradar la materia muscular en tratamientos crónicos. Esta degradación se previene con el aporte de proteína repartido a lo largo del día, desde el desayuno hasta la cena, pasando por las comidas intermedias del día. Evitaremos caer en la desnutrición proteico/energética que, a la larga, está detrás de la mayor parte de los casos de obesidad y sobrepeso.
Como podéis observar, la nutrición puede jugar un papel importante a la hora de llevar a cabo un tratamiento con estos potentes fármacos, sin dejar que nos amarguen la existencia. Ni que decir tiene que la base de un buen estado de salud es comer bien y aprender a comer bien (lee más sobre comer bien)
Eduardo Agudo Aponte
Nutricionista

Hay 1 comentario

Add yours