Leche sin lactosa, ¿por qué?

Leche sin lactosa, ¿por qué?


Es de sobra conocida la afirmación de que el hombre es el único animal sobre la tierra en cuya alimentación se siguen manteniendo la leche en la edad adulta.

Efectivamente, eso es así. No obstante, esto no significa que el metabolismo del hombre no esté preparado para la asimilación de los nutrientes de tal alimento, como el azúcar que contiene, la lactosa. Desde los tiempos más remotos de la humanidad el hombre se ha ido adaptando al medio, y la evolución ha ido “moldeando” el metabolismo haciendo que aproveche al máximo todo alimento que se encontrara a su alrededor. Así ocurrió con la leche y sus nutrientes.

La enzima (las tijeras) que se usan para metabolizar (cortar en trocitos pequeños para hacer más fácil su digestión y absorción) el azúcar de la leche, la lactosa, se llama lactasa. Normalmente en los mamíferos, a medida que se va alcanzando la edad adulta esa encima desaparece por completo. Pero, la evolución humana hizo que no fuera así.

El hecho de que la evolución permitiera que el hombre pudiera incorporar la leche a su alimentación supuso, sobre todo a las primitivas poblaciones del norte del continente europeo (que disponían de un menor número de horas e intensidad de la luz, necesaria necesaria para el metabolismo de la Vit. D y de los huevos), una ventaja evolutiva, que hoy en día hemos heredado. 

Esta moda “sin lactosa” promovida por la industria alimentarias está consiguiendo que un número considerable de personas se decante por la leche o productos lácteos sin lactosa de forma voluntaria y sin causa justificada.

En nutrición hay una subdisciplina llamada “epigenética de la nutrición” o “nutrigenómica” que analiza cómo la alimentación, además de otros factores externos, influyen en la expresión de genes. En el caso de la lactosa, el consumo de la misma activa la expresión de los genes que ordenan a las células la “fabricación” de la enzima lactasa. Es por ello por lo que la carencia de lactosa en la dieta está “apagando” a los genes que ordena la síntesis de la misma (que es por tanto una enzima inducible por el consumo).

Es decir, ¿no tomas leche con lactosa? no fabricarás tijeras para cortar la lactosa en pedacitos, y cuando vuelvas al consumo de lactosa, ésta te sentará mal y… voila! me dirás: “es que soy intolerante a la lactosa.”

Gracias a la industria alimentaria, que ahora se ha empeñado en crear intolerantes a la lactosa (por no hablar del gúten, etc) en unos años lo raro será ver en los lineales de los supermercados “leche con lactosa”, y la mayoría de la población será intolerante.

Y… ¿por qué se afirma ultimamente que la leche entera es mejor que la desnatada?

En otras ocasiones he escrito (leer aqui) sobre lo absurdo de consumir los llamados alimentos 0,0 o Zero o light o bajos en grasas con la idea de que son mejores para nuestra salud y prevención del sobrepeso o la obesidad. Además siempre he defendido que las grasas no son el enemigo (leer mas). Recordando estas ideas cabe preguntarse: ¿tiene sentido el consumo de leche desnatada frente a la entera?

Las respuestas pueden orientarse desde distintos puntos de vista. Por un lado, al eliminar la grasa desaparecen dos vitaminas solubles en ella, la A y la D muy importantes para la absorción del calcio (aunque suelen ser añadidas de forma artificial). Pero, lo más llamativo, es que al eliminar la grasa ese alimento se hace más rico en carbohidratos desde el punto de vista porcentual. Si venimos defendiendo la tesis de que el enemigo a combatir en el sobrepeso y la obesidad es el exceso de participación porcentual en el total de la energía diaria de los azúcares o hidratos de carbono… ¿por qué convertir un alimento no excesivamente azucarado en casi 100% carbohidratdo ? Con la leche desnatada ocurre lo mismo que con los yogures 0,0 . Si elimino grasa el alimento es menos graso pero, esto lo hace mas hidrocarbonado o azucarado.

En definitiva, la leche, tal y como ha sido concebida por la naturaleza (entera y con lactosa) es un alimento muy interesante para el desarrollo y mantenimiento de la salud humana.

En conclusión, ¿leche sin lactosa? No. ¿Desnatada o entera? según su nutricionista.

Eduardo Agudo Aponte

Nutricionista

Hay 1 comentario

Add yours